John Leibniz

Ir abajo

John Leibniz

Mensaje por John Leibniz el Vie Mayo 22, 2009 4:19 pm

El perfil es algo así como un documento personal que presentan de sus personaje para darle la oportunidad a mas usuarios de saber de este, dentro de un perfil hay muchos datos los cuales deben rellenar para que este se considere uno completo:

Nombre: John Leibniz

Especie: Licántropo

Dieta: N/A
Fecha de nacimiento: 8 de octubre de 1989
Fecha de transformación: N/A

Originaria en: Escocia, tierras altas.

Descripción física:
Forma Humana:

Spoiler:

Forma Lobo:
Spoiler:


Decripción Psíquica: Intuitivo y leal, analítico y soberbio… piensa que no se puede confiar en nadie. Aún en los de su misma especie [el por qué se explica en la historia].

Talentos especiales: N/A

Ocupación: Estudiante, y ayuda a su tío en el taller de autos de Forks.

Familia:
Padre: Connor Liebniz
Madre: Susan Hamilton
Tío: Sean Leibniz (Licántropo que optó por no transformarse luego de la muerte de su esposa…)

Historia personal: Nacido en las tierras altas de Escocia, en el seno de una familia muy respetada en su manada. En Escocia las manadas eran más numerosas que en otros países. Esto era para poder hacer frente a los diferentes clanes que había en la región. Dicha tradición se ha mantenido hasta estos días y es el contexto que John conoce…

La vida en las tierras altas de Escocia sigue siendo la misma desde el siglo XVIII... llena de rivalidades y lealtades entre manadas. Cada clan tiene su historia y cada historia tiene sus protagonistas. John creció entre conversaciones de los ancianos de su manada acerca de los héroes que fundaron los clanes... los orígenes de todo, de como se dispersaron y su historia se hizo leyenda, la leyenda se hizo mito y el mito había sido transmitido de generación en generación entre los clanes para inspirar a las generaciones más jóvenes. Aquello contribuía a que el tiempo pase en cámara lenta... bien podría ser el año 2009 o el 2109 y para John habría sido lo mismo... xDDD

Su manada, era conocida como “Legionarios”. Los más valientes y despiadados guerreros, eran también los más justos. Durante siglos “los legionarios” habían defendido sus tierras en contra de todo aquello que amenace su supervivencia, ya sean otras manadas o vampiros furtivos en busca de presas…

La vida en la manada era sencilla para los niños, iban a la escuela en el pueblo cercano y era de todo lo que tenían que preocuparse, a la edad de 6 años comenzaba la preparación física antes de su primera transformación. Era tradición que el conocimiento de las artes de los licántropos se pasara de generación en generación.
El Padre de John no tenía tiempo para entrenarlo, prepararlo para cuando se presente su primera transformación… así que la responsabilidad la asumió su tío Sean, él hubiera preferido entrenar a un hijo propio pero su esposa, Casiddy, era estéril así que vio en John que nunca tuvo y éste le era recíproco.
Y fue así como John creció a lado de su tío, con su padre ocupado a las órdenes del macho alfa de la manada y su madre tratando de darle ánimos… Su tía Casiddy jamás lo aceptó del todo… cada vez que lo miraba a los ojos veía su propio fracaso como esposa y madre, maternidad que sólo podía imaginar.

A la edad de 12 años John era un joven bastante fuerte y resistente… crecía en astucia y suspicacia. Lo suficiente como para preguntarse qué hacía su padre a órdenes del macho alfa (Trenton McLeod). Incluso había tentado a su suerte preguntándole a su tío una noche frente a la fogata…

- Tío Sean, mi padre es la mano derecha de McLeod ¿verdad?... qué hacen en sus misiones – preguntó impetuoso
- Tu padre hace lo que Trenton ordena, y eso es lo mejor para la manada…- dijo secamente.
- Y por qué nunca sales con ellos? – inquirió
- Tu padre es mejor guerrero… -
- Yo quiero ir con ellos, quiero ver lo que hacen…
- CALLA, Trento sólo confía en tu padre y en nadie más… es lo mejor para la manada… - repitió.
Agachó la cabeza y su mirada se fijó en el tatuaje de la mano derecha de su tío, todos los de la manada lo tenían, una L debajo de la muñeca en la parte interna del brazo… el sello de que ya estabas listo, de que ya te habías transformado y que eras miembro “activo” de la manada… - Si mi padre me entrenara ya tendría esa L en mi muñeca – pensó amargado.

El tiempo iba pasando y con ello John crecía fuerte y sagaz… era el mejor de su edad y su tío lo sabía… era su orgullo pero no podía evitar que era un orgullo ajeno. Sabía que si John era excepcional era porque había heredado todo de su padre.

….

Una noche, cuando John tenía 14 años, seguí a su padre y a la comitiva de Trenton McLeod a una de sus “misiones”, John ya era lo suficientemente capaz para seguir el rastro de personas sin ser detectado… sus sentidos eran muy agudos, aún entre su raza y eso facilitaba la tarea.

El grupo de personas llevaban capas con capuchas pero aún así le resultó fácil distinguir a su padre… indudablemente estaba a la derecha de Trenton, el más alto del grupo… llegaron a un claro y frente a ellos estaba otra comitiva de similares características… salvo por el color de sus capuchas que eran rojo sangre. John no tuvo que darle muchas vueltas al asunto para darse cuenta que eran de la manda rival a los Legionarios, “Los Treadstone”… su líder (Tyreon Orszov) había querido adueñarse de nuestras tierras durante años… un esfuerzo que había cobrado la vida de varios licántropos de ambos bandos.

- Así que esto es lo que hacen… negocian un tratado de paz entre manadas…- dijo John en un susurro. Desde donde estaba no podía escuchar nada así que se aventuró a acercarse más.
No pasaron más que unos segundos y una serie de cosas pasaron muy rápidamente… las capuchas rojas volaron por los aires, se encendieron antorchas alrededor del claro de la reunión y muchos aullidos inundaron el silencio de la noche… Se quedó petrificado sobre un árbol contemplando la escena, ya no era necesario escuchar lo que hablaban… era obvio lo que sucedía, Tyreon los había traicionado… había logrado reunir a los mejores guerreros de nuestro clan y los había llevado como ovejas al matadero. El corazón del pequeño John – porque ahora se sentía como un niño más que nunca – latía de manera increíble… descargas de adrenalina eran bombeadas al torrente sanguíneo y llenaban su cuerpo… se sentía más alerta que nunca, percibía hasta el aletear de la un búho a cientos de metros… Mientras tanto, en el claro… la matanza había comenzado…

La manada “treadstone” era fiel a su reputación… ni siquiera los mejores guerreros de “los legionarios” no fueron rivales… John vio impávido cada vez que uno de los suyos caía… al final, y luego de una pelea épica, quedaron en pie Trenton y su padre… Connor.. ambos heridos, ya no estaban en fase debido al cansancio, abatidos y arrodillados ante Tyreon que reía de manera macabra… John cerró los ojos y sólo escuchó el grito que los dos valerosos hombres habían proferido antes de extinguir su último aliento. John sintió una fuerte punzada y un dolor intenso lo cubrió… cuando al fin estuvo consciente de su cuerpo nuevamente noto que algo había cambiado… había entrado en fase debido a la tensión de la situación… una rabia infinita se apoderó de él y no lo pensó dos veces, se abalanzo hacia la manada asesina decidido a eliminar a Tyreon… no importa cómo. En el camino estuvo seguro que recibió varias mordías y golpes, él clavó sus dientes en más de una garganta también pero nada era seguro… todo pasó tan rápido, cuando al fin estuvo frente al asesino de su padre notó que no en vano Tyreon era el líder de una manada tan fiera. Era enorme y muy feroz… en su forma de hombre-lobo era imponente. Bastó un golpe para sacar a John no sólo de su transformación, sino del combate en sí… estaba perdiendo el conocimiento y estaba seguro de que sería su fin…

Escuchaba el sonido de las voces a su alrededor:

- No es más que un chicuelo…
- Ni siquiera debe haber abrazado en seno de una mujer JAJAJAJA
- Lo matamos
- Morirá de todos modos… déjenlo a su suerte, servirá de testigo o de ejemplo. -
Y cedió ante el cansancio y la pena… sus ojos se cerraron.
Al despertar su tío lo llevaba en una carreta… no sabía cuántos días habían pasado desde la noche de la traición…

- Tío Sean… qué pasa? Mi padre… Mi madre… la manada, Tyreon .. ahh! – El dolor aún era intenso, John estaba lleno de vendajes.
- Calma John… habrá tiempo para explicar todo… por ahora sólo puedo decir que la manada que conocías ya no existe… - su mirada tenía el peso de los años y la tristeza dibujada a la fuerza.

Pasaron días hasta que John entendiera que la manada había sido masacrada… sin líder y disminuida en sus mejores guerreros había sido una carnicería. Sean Leibniz sabía que John buscaría venganza, así que se lo llevo lejos… muy lejos a recorrer el mundo. Pasaron un año en varios monasterios abandonados, ahora habitados por manadas de licántropos.

En Grecia, conoció a la manada más disciplinada que pudo imaginar… su aprendió sus costumbres y entrenó con ellos…
Spoiler:



Su tradición característica eran los torneos entre hombres lobos… al cabo de 2 años ya había logrado estar entre los mejores.
En el monasterio aprendió sobre otras razas… en especial sobre los vampiros y sus habilidades especiales. En realidad aquella manada parecía tener especial interés en los vampiros; poco tiempo después se enteró de que la manada se dedicaba a cazar vampiros por las noches…
John formaba parte de la cacerías nocturnas a escondidas de su tío… y el día en que Sean lo descubrió decidió que era tiempo de irse de aquella región.
John notó también que su tío cada vez estaba más viejo y cansado… fruto de su opción de “celibato licántropo.”

Luego de eso viajaron al Tíbet a otro monasterio abandonado ocupado por manadas… esta era mucho más salvaje que la anterior… su concepto de territorio no era sólo defender lo suyo sino acaparar lo que se pueda…:

Spoiler:



La estadía de John en ese monasterio le sirvió para entender una cosa: Tanto los vampiros como los humanos y aún los de su misma raza no son de confiar. John crecía en habilidad y fortaleza, … pero lamentablemente se estaba convirtiendo en despiadado. Esto asustó un poco a Sean que decidió que era tiempo de sacar a John de todo ese ambiente… necesitaba un entorno dónde se respetaran las antiguas alianzas y pactos entre razas.

Sabía que lo mejor era ir a EEUU, donde los tratados ancestrales eran respetados a muerte… Y decidió que eso era lo que John necesitaba. Por supuesto John no estaría en paz hasta que no matara con sus propias manos a Tyreon… pero eso llegaría a su tiempo.
Al llegar Washington, su tío le sugirió a John que debería presentarse ante la reserva de PUSH pero este se negó rotundamente… si había aprendido algo de las manadas era que sólo servían para dos cosas: Matar o morir. John decidió ser neutral… y si alguna de las 3 razas, hombre, licántropo o vampiro cruzaba la línea él estaría ahí para “corregir” el error. Su tío se cansó de tratar de convencerlo y abrió un taller mecánico (profesión de su juventud) en Forks en dónde John trabaja por las tardes luego de la clases…
avatar
John Leibniz

Cantidad de envíos : 367
Fecha de inscripción : 22/05/2009
Localización : Donde deba...

Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/the_mito

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.