Zoe Jane Olsson

Ir abajo

Zoe Jane Olsson

Mensaje por Zoe Jane Olsson el Jue Jul 09, 2009 2:34 pm

Nombre: Zoe Jane Olsson

Especie: Licántropo

Fecha de nacimiento: 5 de Agosto de 2092

Edad: 17 años

Lugar de Residencia: Forks

Descripción física:

Spoiler:
Spoiler:
Spoiler:
Spoiler:
Spoiler:

Como lobo:

Spoiler:

Descripción psíquica: Zoe Jane es una chica orgullosa y confusa. Su pasado, materia pendiente en su vida, la ha vuelto una obsesionada en el estudio de los licántropos y su manera de vida. No sabe muy bien donde está parada, sólo está en busca de definir su identidad y de entender los procesos por los que pasa.
Le han mentido tanto durante toda su vida, que le tiene horror a las mentiras y engaños. Ni bien sospeche que le mienten, se pondrá en contra de esa persona.
Nunca conoció a un vampiro, pero los odia por escuchar historias en las que ellos atacan a licántropos.
Es bastante inestable e impulsiva, lo que se refleja a la hora de manejar su licantropía.
Matará a cualquiera que la llame Zoe o Jane. SE LLAMA ZOE JANE, nombre compuesto.

Ocupación: Estudiante, aunque no le interesa demasiado el Instituto. Quiere definirse a sí misma antes de definir su futuro.

Familia: Tiene un padre y una madre en Suecia, pero en estos momentos está prófuga de su casa. Ellos son sus padres adoptivos. También tiene un medio hermano al que nunca conoció.
Busca a quienes sean que la hayan concebido, porque esas dos personas le deben muchas explicaciones.

Historia Personal:

Zoe Jane fue adoptada por HÅkan y Agneta el 12 de Enero de 2093, en Storuman, Suecia. Estos dos ancianos (HÅkan tiene 90 años y Agneta, 85) tienen un hijo mayor al que no han visto en décadas, y al cual Zoe Jane no conoce. La adoptaron y le pusieron un nombre inglés, por los marcados rasgos ingleses de la muchacha.
La criaron sin decirle su origen, tema del cual le estaba prohibido hablar, aunque ella sabía que esos dos ancianos no eran sus padres.
Sin embargo, Zoe Jane tenía todas las comodidades y jamás le faltó nada. Su mejor amiga de la infancia se llama Gittan, pero la abandonó luego de descubrir su condición. Según ella nadie puede entenderla.
Una noche Zoe Jane intentaba averiguar algo sobre su origen, una vez más. Sus padres la habían dejado sola en casa, considerando que 13 años era la edad suficiente para que estuviera un par de horas sin supervisión adulta sin quemar el lugar.
Entró a la habitación de sus padres y comenzó a revolver todos los documentos, en busca de algo que la ayudara a saber quienes eran sus verdaderos padres.
Cuando se encontraba en plena tarea de investigación, HÅkan entró porque había olvidado la tarjeta de crédito para el mercado. Descubrió a Zoe Jane husmeando, y le gritó.

Spoiler:
- ¡¡YA DEJA DE INTENTAR AVERIGUAR COSAS QUE NO TE INCUMBEN!! ¡¡ERES NUESTRA HIJA LEGAL, ¿¿ESO NO TE BASTA??!! –

Zoe Jane se enfureció. Nadie le decía la verdad, y cuando intentaba descubrirla, sólo la regañaban y la censuraban. Estaba cansada de que todos le mientan. Esta era SU vida, SU pasado, tenía derecho a saberlo.

Spoiler:
- ¡¡Ya dejenme en paz!! ¡¡Ustedes no son mis padres y jamás lo serán!! –

HÅkan perdió los estribos y abofeteó a Zoe Jane. Enseguida se dio cuenta del error que había cometido, y le suplicó

Spoiler:
- Hija, perdóname. No debí hacerlo, pero eres una desagradecida – sus ojos se llenaron de lágrimas, lágrimas que surcaron sus profundas arrugas que marcaban el paso del tiempo – tu madre y yo siempre te amamos y hacemos lo mejor que podemos -.

Zoe Jane sintió esa cachetada como una cuchillada. Corrió a su habitación, metió la ropa que encontró y todos sus ahorros en una mochila y salió disparada por la puerta principal hacia el bosque. Cuando pudo dejar de correr, la ira la inundó. Sintió algo extraño, como si se sumiera en fuego. Comenzó a correr más rápido, aunque el dolor ya no era tan fuerte. Escuchaba todo con mucha más precisión, veía cada movimiento del bosque. Se detuvo junto a un lago (¿había lagos en ese bosque?) y bebió agua. Cuando contempló su reflejo a la luz de la luna, el miedo la invadió. Corrió del lobo que estaba al acecho, y cuando creyó que lo había perdido, intentó treparse a un árbol. Pero sus manos ya no eran humanas, eran patas peludas.
Buscó otro lago, guiándose por el sonido del agua. Cuando se vió, lo entendió todo. Era un lobo. Aún sin saber como era eso posible.

Primero pensó que era un sueño, así que se durmió. Cuando despertó con el rayo del sol, lo corroboró. Volvía a ser humana, pero no se explicaba cómo había llegado a la costa del mar y por qué estaba desnuda. Y ardía, toda su piel ardía. Tomó ropa de su mochila y se vistió. Encontró un barco que iba desde la costera ciudad de Simrishamn hasta Copenaghe. Se subió en él y marchó a Dinamarca.
Haciendo algunas averiguaciones en Internet, descubrió que las historias más antiguas de licántropos se remontaban a Reino Unido. ¿Qué tenía que perder? Ya no tenía familia ni hogar, todo se había terminado.
Se quedó en Dinamarca por un tiempo, todas las noches en el bosque intentaba convertirse. Pero no podía.
Comenzó a considerar seriamente que fuera un sueño.
Una noche caminaba tranquilamente por las calles de Copenaghe. No era lo recomendable para una niña de 13 años, pero ya no le importaba nada. Tanto era su dolor y su desolación, que no le importaba su porvenir. Simplemente quería desaparecer de la tierra y dejar de sufrir. Un hombre comenzó a seguirla. La calle estaba desierta. Zoe Jane echó a correr hasta llegar al bosque. Una persona con sentido común diría “El bosque sólo hace todo más peligroso”. Pero Zoe Jane, que llevaba demasiado tiempo durmiendo en él, encontraba un refugio entre los árboles.
El miedo aceleraba su corazón y se escondió rogando que el hombre no la siguiera. Cuando miró sus manos, volvía a ser una loba. Esta vez intentó hacer algo que la convenciera de que no era un sueño. Se golpeó contra un árbol. Sentía el impacto.
Rasguñó una improvisada z con sus garras. Y se echó a dormir.
Al despertar al día siguiente, corroboró que sus ropas habían desaparecido una vez más y que la z estaba dibujada en el árbol. No sabía cómo, pero de alguna manera lo sucedido la noche anterior era realidad. Y ella era un licántropo.

Con un poco de su dinero compró un boleto de avión hacia Inglaterra. Cuando llegó a Londres, se dedicó a investigar historias de licántropos. Ella conocía el idioma porque en todas las escuelas suecas se enseña inglés, además le encanta aprender idiomas.

Rastreando, encontró a James, un licántropo experimentado que viajaba por el mundo. Se quedó con él algunos años, intentando aprender a controlar su licantropía. Logró convertirse cada vez que lo deseara. Y se llevaba tan bien con James que ya escuchaban sus pensamientos, como en una manada.
Pero James tenía que irse algún día. Tenía una familia en EEUU y debía volver. Y no podía llevarla con él. Acompañó a Zoe Jane hasta Seattle, y le encomendó que fuera a Forks, donde unos conocidos suyos habían encontrado una manada unida en La Push.

Zoe Jane, que para entonces ya tenía 17, se enfadó con James. Llegó a Forks, sí, pero no quiere formar parte de ninguna manada. Para ella su manada era el hombre que la abandonó, que la engañó. Ahora está perdida en un pueblucho retrógrada, sin dinero, documentos ni hogar. Y más sola que nunca.



Datos extras:

Zoe Jane ama los autos. Le parecen la creación más útil del hombre. Nunca tuvo uno y lo lamenta profundamente.

Lleva consigo un anillo muy antiguo, perteneciente a Agneta, que tiene una piedra del color de sus ojos.
Eso y una foto con sus padres adoptivos es el único vínculo que guarda con su pasado.

Su acento es un tanto extraño. Es un acento inglés pero con pronunciaciones que son rastros de su idioma sueco.

Ama los idiomas.

Fuma de vez en cuando. Mal hábito que adquirió de James.
avatar
Zoe Jane Olsson

Cantidad de envíos : 37
Fecha de inscripción : 07/06/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.