Maxine Mancini

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Maxine Mancini

Mensaje por Maxine Mancini el Miér Jul 22, 2009 3:56 pm

Ficha

Nombre: Maxine Marie Mancini

Especie: Licántropa

Poder: -

Fecha de nacimiento: 31 de agosto 2087.

Edad: 22 años.

Lugar de Residencia: Forks

Descripción física:

Humana y 2

Licántropa

Descripción psíquica: Creció siendo una chica educada, inteligente y compasiva. Dulce y feliz. Sin embargo, a partir de los cambios ocurridos en su adolescencia, se volvió indiferente, atrevida e inescrupulosa. Algo fría y manipuladora, pero siempre con afán de divertirse. Suele aburrirse fácilmente, por lo que siempre logra manipular y hacer interactuar a las personas a su antojo y conveniencia para conseguir lo que quiere. Se maneja con cierto egocentrismo y astucia, pudiendo ser encantadora y agradable si así lo desea.

Ocupación: Estudiante.

Familia:

• Salvatore Mancini (Padre)
• Lyla Thorne (Madre)
• Charles Carmichael (Padrastro)
• Marco Mancini (Tío – fallecido)
• Stefano Mancini (Primo)
• Luca Mancini (Primo)
• Paolo Mancini (Primo)



Historia Personal:

Su padre Salvadore Mancini es un biólogo italiano, que durante una pasantía en la Universidad de Darmouth conoció al Lyla Thorne, una estudiante sureña, que trabajaba en su posgrado. Se enamoró rápidamente de ella, y se casaron a los pocos meses. De esa manera, ambos podían estar juntos y formar una familia, conservando Salvatore su visa para continuar en el país. Pensaba quedarse permanentemente junto a Lyla, dejando al resto de su familia y conocidos en Italia

Poco tiempo después tuvieron a su única hija, Maxine. Sin embargo, el amor duró poco, cuando la niña tenía cinco años, sus padres se divorciaron. Habían pasado los últimos dos años de su matrimonio discutiendo, al parecer, Salvatore guardaba demasiados secretos.
Lyla y la pequeña Maxine se mudaron a Louisiana, con la familia Thorne. Salvatore, por su parte, regresó a Italia. Allí creció en la casa de sus abuelos, en el típico panorama sureño. Su madre daba clases de literatura en la secundaria local, y Maxine veía a su padre esporádicamente, apenas dos veces al año. A pesar de todo, fue creciendo de manera feliz y tranquila, junto a su familia materna.

Cuando tenía quince años su madre conoció a un empresario en una exposición en Nueva Orleáns. Luego de un corto tiempo de noviazgo, se casó nuevamente. El hombre, muy adinerado, era originario de Seattle, Washington. Por ende, debieron mudarse hacia el norte, dejando su antigua vida atrás.
Clark Carmichael, su padrastro, poseía una amplia cadena de supermercados, con sede en su ciudad natal. Era exigente y un tanto frío, con el cual Maxine parecía nunca estar de acuerdo. Pronto su convivencia se hizo insoportable, y la adolescente le imploró a su padre que la dejara mudarse con el, adonde fuera. Este, apenado, tuvo que negarse a la petición de su hija. A su manera de ver, ella nunca estaría segura ni sería feliz con el. Escondía muchas cosas y no podía cuidarla de la manera que merecía. Maxine, a partir de ese momento, sufrió un cambio radical.
Siguió tratándose indiferentemente con su padrastro, al que llegó a odiar con todo su ser. Lo veía como un hombre inescrupuloso y siniestro, que al igual que su padre, escondía muchas cosas. Su madre no parecía darse cuenta de nada, siempre dándole la razón, y procurando que la paz y tranquilidad permaneciera en su hogar.

Maxine se volvió una chica infeliz, haciendo todo lo posible por disgustar a quienes la ignoraban y lastimaban. Para ella, esa vida de lujos era un infierno. Sin el apoyo de su padre, y sin poder irse a la casa de sus abuelos, pensaba que ya no le importaba nada. Su madre y su padrastro pasaban gran parte del año viajando, mientras ella estudiaba. A partir de sus diecisiete años, esto le proporcionó una oportunidad propicia para comenzar un ritmo de vida excesiva, acelerada, sin considerar lo que pasaba a su alrededor. Faltaba a clases y tenía “amistades” temporales, asistía constantemente a todo tipo de fiestas y gozaba de su actitud contradictoria, así era ella, siempre yendo contra la corriente.

Prácticamente cortó comunicación con su padre, ya que siempre que hablaban le hacía preguntas extrañas, si se sentía bien, si había notado algún cambio raro en su cuerpo… no entendía la connotación que eso significaba, y era obvio que estaba cambiando y creciendo, era adolescente.

Una noche, caminando hacia su casa luego de una fiesta, alcoholizada y bajo lluvia, comenzó a sentir el ruido de sus tacos demasiado fuerte. Luego, paulatinamente, un calor comenzó a inundarla, sus pasos se volvieron más rapidos, incluso parecía que sus sentidos estaban mas agudos. Paró un momento, se sacó sus zapatos y siguió caminando. De pronto, sin saber como pasó, se transformó en un lobo… corrió hacia su casa, llegando de inmediato. Un tanto mareada, quedó dormida en el piso del comedor.

Estaba sola, y al despertase, estaba desnuda. No entendía que le había pasado. Quizás había bebido demasiado. Pero ordenando su mente se dio cuenta de muchas cosas… las preguntas extrañas de su padre, los secretos que supuestamente escondía, todo cerraba. Al hablar con el, supo que sus sospechas eran ciertas, el era un licántropo, y ella también.

Mantuvo su condición en secreto de todos, solo ella y su padre lo sabían. Al terminar la secundaria fue a vivir un tiempo con el, cursando parte de sus estudios en Roma. Cuatro años después, ya prácticamente finalizada su carrera decidió volver a Estados Unidos, esta vez, a Forks, un pueblito lluvioso en Washington.

Datos extras:

-Hace cuatro años que no tiene contacto con su padrastro, y apenas se habla con su madre.

-Decidió mudarse a Forks para cambiar un poco su entorno, y su vez, retomar contacto con su primo Stefano y su amiga Rachel.

-Su única amiga verdadera es Rachel Shorack. Su madre, Kathleen Miller y Lyla Thorne, se conocieron durante sus años de la Universidad y manteniendo un fluido contacto, y transmitiendo una sólida amistad a sus hijas.

-Toca el piano y adora leer en su tiempo libre. Es fanática de todo tipo de literatura, y obras clásicas.

-Aunque no lo aparente es muy inteligente, y eso le permitió terminar con buenas notas la secundaria, a pesar de su agitado estilo de vida.

-Nunca se ha enamorado, ni cree francamente que exista el amor. Su familia la lastimó mucho en el pasado, y eso le ha impedido avanzar y generar compromisos de ese estilo.

-Maneja un Aston Martin V8 de los años setenta, regalo de su padre por su cumpleaños número veintiuno.
avatar
Maxine Mancini

Cantidad de envíos : 11
Fecha de inscripción : 30/06/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.