Efectos secundarios. | 23 de Agosto, 9 am. | Reservado.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Efectos secundarios. | 23 de Agosto, 9 am. | Reservado.

Mensaje por Olivia Rush el Mar Jul 28, 2009 12:51 am

Todo lo que sucedió después de esa maravillosa o fatídica noche fue calma. Hasta ese momento.
Permanecí inmóvil el resto del tiempo que Vince estuvo a mi lado. Como una escultura, mirando el techo. Ni respiraba. Una sábana cubría con un poco de esfuerzo mi cuerpo finalmente desnudo.
Conté todos los lentos latidos de mi acompañante desde que se había calmado.
Todo terminó con la misma lujuria con la que comenzó. Completamente desnudos, yo llena de placer y Vince extenuado, pero felices. Aunque él no duró más de diez minutos despierto. Había sido una noche terrible para él, seguramente su día también a juzgar por su ausencia mientras lo buscaba constantemente.
Las horas pasaron lentas, el firmamento cambió de color.
Aún de noche revivía en mi mente las caricias del joven sobre mi piel. Al ver como amanecía recordé que ya era un nuevo día para comenzar. Para que Vince comenzara. Mis ojos se oscurecieron de tristeza. Sabía lo que vendría. Un Vince indignado. Se separaría de mi piel torpemente pero sin dudar al terminar con todo el hechizo. Se me quedaría mirando sin entender nada y comenzaría a lamentarse. Se arrepentiría una y otra vez de lo sucedido. Miles de maldiciones saldrían de sus labios, hacia sus amigos, hacia esa noche de horror... y hacia mi. Me echaría luego de su casa. Evitaría encuentros. No me nombraría más. Intentaría borrar todo de su mente. Odiaría a los vampiros por mi culpa. Y lo peor: seguramente se mudaría de Port Angeles como parecía haberlo hecho cuando llegó acá, escapando de sus amigos; no estaba segura, pero creía saber que esa era la causa de su mudanza.
Me sentía terriblemente culpable. Dolorida. ¿Qué había hecho?
Mi propia voz gritaba dentro de mi cráneo haciendo que me volviera loca dentro de mi propio cuerpo. Tal como esos ardientes días en los cuales la ponzoña conquistaba mis venas, esos días estaba enloquecida, mi mente funcionaba a mil por hora y mis músculos parecían querer escapar de mi piel con tal de no seguir debajo esa llama.
Aquí era igual. No me movía. No respiraba. No pestañaba siquiera. Pero Olivia se encontraba golpeando todo mi cuerpo por dentro como si buscara derrumbar las paredes de una habitación. Olivia quería desgarrar mi sistema nervioso para desconectarme de la realidad y así cuando Vince despertara, se encontrara con un vampiro muerto que no viviría sus reproches.
¡Era totalmente culpable!
Podía haberme resistido. Podía haberle golpeado. Podía haberme ido.
Pero no.
Ahora yacía a su lado, desnuda, tratando cambiar esas imágenes de un muchacho enojado conmigo a un amanecer dulce, distinto, lleno de amor y esperanza.
Necesitaba un cigarrillo pero no quería despertarlo.
Lo más extraño de todo esto: nunca pasó por mi cabeza asesinarlo antes de que se diera cuenta de lo sucedido. Nunca planifiqué una muerte para evitar tal humillación por haber seguido mis tontos instintos... y es que jamás se me podría haber ocurrido pues no quería que Vince terminara herido, más de lo que estaba.
avatar
Olivia Rush

Cantidad de envíos : 232
Fecha de inscripción : 03/06/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Efectos secundarios. | 23 de Agosto, 9 am. | Reservado.

Mensaje por Vince Duncan el Mar Jul 28, 2009 1:44 am

Vince estaba envuelto sólo en sábanas blancas impregnadas de aromas; fragancias desprendidas de dos personas que habían estado sumidas en un frenesí deseado cerca de... siete horas atrás, quizá. El joven dormía apaciblemente, como aquél que está cansado pero no agitado, su pecho se movía lentamente al compás de las respiraciones. Se encontraba boca abajo, con la espalda descubierta y los brazos tomando la almohada en la que descansaba su cabeza.
Abrió los ojos lentamente, lo primero que vo fue un cabello rojo encedido. Estaba lo suficientemente despierto para insinuar de quién se trataba, a pesra de su horrible dolor de cabeza. Se levantó un poco y bastó con el leve movimiento que hizo para descubrir que estaba desnudo, observó a la joven, sí, en evidencia no era otra que la majestuosa Olivia. Dirigió una mirada con disimulo hacia donde se perdía su cuerpo bajo las sábanas.
Se habría percatado ella ya de que se había despertado, y buscó con los ojos su boxer, tuvo suerte de hallarlo cerca de su pocisión. Se lo colocó por debajo de las sábanas sin pronunciar palabra alguna y salió de la cama directo al baño a buscar una pastilla para calmar el fuego de su cerebro y si podía, apaciguar la cantidad de preguntas que se hacía a sí mismo en un apartado hemisferio de su cerebro.
Se lavó la cara y se observó en el espejo. Buscaba alguna respuesta a cómo amaneció que no fuera la que imaginaba. Él, Olivia, la cama... El espejo le devolvió el rflejo de un cabello alborotado. Ni siquiera se preocupó por peinarse, tenía muchas más cosas de las que preocuparse en ese momento. Se cepillo los dientes, olía a alcohol. Recordó a los chicos en ese instante. Su último recuerdo... una copa en su mano, sus viejos amigos, un bar...
Todo esas dudas se resumían en la pregunta que le hizo a Olivia cuando se apoyó del marco de la puerta y se cruzó de brazos concentrándose en el rostro de su acompañante.
-¿Qué diablos pasó?
avatar
Vince Duncan

Cantidad de envíos : 198
Fecha de inscripción : 05/06/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Efectos secundarios. | 23 de Agosto, 9 am. | Reservado.

Mensaje por Olivia Rush el Mar Jul 28, 2009 2:00 am

Seguí cada uno de sus movimientos con mi mirada. Mi rostro expresaba tristeza y cansancio.
Al hacerme esa pregunta puse los ojos en blanco y luego me levanté de la cama, busqué mi pantalón y en ellos los cigarrillos. Me acosté de nuevo y encendí mi calmante.
Di una bocanada y lo miré de nuevo.
Suspiré.
-Es obvio, ¿no crees? - dije con angustia en mi voz, como si estuviera a punto de llorar sin tener lágrimas - Fue mi culpa, yo le seguí el juego a un joven pasado de copas... - tomé su camisa y me la puse intentando no quemarla con mi cigarrillo encendido - No puedo quedar embarazada, no te preocupes. - me levanté y pasé frente a él, mis palabras sonaron muy serias, como nunca antes, no había ironía, no había bromas, no había humor ni felicidad - Y tu estuviste muy bien si te preocupa, no hay nada de lo que te puedas llegar a avergonzar. - llegué frente a la ventana y me senté en el borde mirando hacia la calle - Sabemos que no volverá a suceder. Porque está mal. Porque no debimos. Porque no te seguiré el juego si te encuentro con tus amiguitos en un bar, tomando vodka y riendo con ellos muy feliz haciendo de cuenta que todo estaba bien con un vampiro que sólo quiere ver a su amigo b... - no terminé la frase. Abrí de un golpe la ventana y lancé el cigarrillo, suspiré nuevamente y di unos pasos para apoyar mi espalda contra la pared.
avatar
Olivia Rush

Cantidad de envíos : 232
Fecha de inscripción : 03/06/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Efectos secundarios. | 23 de Agosto, 9 am. | Reservado.

Mensaje por Vince Duncan el Mar Jul 28, 2009 2:24 am

Las primeras cuatro palabras golpearon contra él y casi se derrumba por el estado anímico que fue empeorando mientras escuchaba cada una de las cosas que ella tenía para decirle. La siguió con la vista, percibió que el cigarrillo podría deberse a sus nervios. Se echaba la culpa, decía que no había quedado embarazada, él ni había llegado a pensar semejante cosa tan pronto. Era evidente que ella le esperaba con un argumento conciso. Luego dijo que había estado bien, ¡¿y eso qué le imortaba?! Pero entonces cayó en la cuenta y su expresión se turbó más. Ahora ya había pasado a otros términos con Olivia. O así sonaba en boca del Vince adolescente que se había pasado de idiota la noche anterior, ¿ir con sus viejos compañeros? ¿Qué clase de idea era esa?
-Entonces tendrás que permitirme una clara visión de tus recuerdos, ya que yo no poseo más que unas copas de alcohol y mis viejos amigos en la memoria -murmuró, irritado consdigo mismo-. No te quiero volver a oír echarte una culpa que no te pertenece, la carne es débil Olivia. Recoje tus cosas y vete -sentenció mientras caminó hacia la cama y se puso a arrancar las sábanas con violencia para llevarlas a lavar-. No quiero que me veas nunca más, no intentes venir por mí. Me disculpo por tal comportamiento y deseo con muchas ansias que lo olvides, que te olvides de mí. He violado mis principios y no quiero, me niego rotundamente, a que me perdondes -revoleó las sábanas a un rincón de la habitación y no pudo evitar sonreirse cuando vio el corpño de Olivia en el suelo. Trató de parecer sereno, pero ella probablemente ya lo había notado-. Esto fue sólo un vergonzoso incidente, tú y yo fingiremos que nunca nos vimos, problema acabado.
Luego le dirigió una mirada a Olivia: -Lo siento. Fue una imprudencia que espero no se repita nunca más en mi vida.
avatar
Vince Duncan

Cantidad de envíos : 198
Fecha de inscripción : 05/06/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Efectos secundarios. | 23 de Agosto, 9 am. | Reservado.

Mensaje por Olivia Rush el Mar Jul 28, 2009 2:37 am

Iba a comenzar a explicarle lo sucedido cuando de repente el Vince que conocía desapareció por completo. Suspiré y parpadee varias veces.
Cuando terminó de dar su discurso me acerqué velozmente a la ventana de nuevo y la hice añicos con mi puño. Le rugí dejando ver mis filosos y letales dientes. Lo siguiente fue un vano intento de tranquilizarme. Me apoyé contra la pared, aunque esto sólo fuera una forma linda de explicarlo, pues la casa tembló por la fuerza que puse en ello. Mis pulmones serían polvo de ser humana.
Me llevé las cosas antes de matarlo por la ira que sentía.
Esas palabras me habían herido como pocas cosas en la vida. Me estaba echando de una manera que no merecía. ¿Qué culpa teníamos los dos? ¡Ya era pasado!
Incluso yo iba a decir que no volvería a verlo, pero no esperaba que las cosas se dieran así. Ahora tenía odio y tenía ganas de asesinar a alguien, no a Vince, pero para asegurarme de no lastimarlo volé prácticamente hacia el baño con la ropa entre mis brazos.
Al cabo de un minuto salí de allí y volví a la habitación. Tomé mi paquete de cigarrillos y me lancé del entrepiso hacia la sala que se encontraba abajo.
Un recuerdo de sus caricias vibró en mi mente e hizo que odiara toda mi vida. Me paré frente a una pared y luego corrí veloz como un rayo golpeándome la cabeza contra la pared. Equivalente a muerte súbita para un frágil humano.
-¡Te odio! Te... odio, Olivia, te odio... - grité y luego comencé a murmurar entre suspiros.
avatar
Olivia Rush

Cantidad de envíos : 232
Fecha de inscripción : 03/06/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Efectos secundarios. | 23 de Agosto, 9 am. | Reservado.

Mensaje por Vince Duncan el Mar Jul 28, 2009 2:59 am

Olivia no pareció muy contenta con las palabras de Vince y enseguida se recriminó el haber dicho lo que había dicho. Se había excedido seguramente y la frágil joven quél conocía y quería se caía a pedazos. No tenía la serie de hechos, n se conocía borracho, pero algo ne su interior le decía que él había sido el culpable de todo. Desde el principio. Él había decidido ir con ellos, había decidido recordar su última noche, había decidido mostrarse diferente. Él había puesto todo su empeño para que aquello resultase bien, y finalmente le había salido todo para el demonio. Le hubiese gustado saber que clase de emociones porían haber cnducido a Olivia a pasar la noche con él... Y aquello sonaba tan raro... él ni siquiera recordaba qué bien o qué mal se había sentido tener su primera experiencia. Era absurso e irritante.
Necesitos unos minutos para recobrarse, ta vez su amga ya se había ido. Una fácil resolución, hasta que esuchcó ruidos provenientes del piso inferior de la casa y los gritos de su acompañante de odio hacia sí misma.
Bajó corriendo y se acercó a la pared. La abrazó y susurró miles de «Lo siento» en su oído al tiempo que le besaba la frente. Quiso entonces que nada hubiera pasado, tal vez is nunca se hubiera despertado, ¡si nunca se hubiese creído que esa era una reunión inocente!
-Tú nunca serías capaz de hacerme daño Olivia; deja de recriminarte algo que no es culpa tuya. Fui yo quién debió olvidar el tema desde el principio, es que simplemente no puedo ignorarlo. Fui demasiado apresurado -bajo la vista y le tomó las manos-, te escucharé si así lo deseas. Lo siento Olivia, nunca pretendí herirte. Comprenderé tus razones si ahora cruzas esa puerta y te propones olvidarme para siempre, tal como yo mencioné anteriormente. No te juzgaré tampoco si me matas en este preciso instante, menos aún si te quedas aquí y me echas en cara lo estúpido que ha sido ir con esos comapañeros a un bar -resopló y cerró los ojos.
Sólo quería hacerla sentir bien, pero sabía que era su culpa. Y sabía que nada le haría creer lo contrario.
avatar
Vince Duncan

Cantidad de envíos : 198
Fecha de inscripción : 05/06/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Efectos secundarios. | 23 de Agosto, 9 am. | Reservado.

Mensaje por Olivia Rush el Mar Jul 28, 2009 3:17 am

Me arrodillé en el suelo llevando a Vince conmigo en ese movimiento.
Luego lo abracé como si fuera una niña inocente con miedo a la bestia dentro del armario. Mis brazos lo apresaban fuertemente.
-Tu sólo querías divertirte, y me parece estupendo. Yo hice lo mismo, te llamé todo el día para arreglar alguna salida pero no logré encontrarte. - me acurruqué más a él apoyando mi cabeza sobre su pecho - Pero Liam y Neil me llamaron y salimos. Dimos con el mismo bar en el cual te habías reunido con tus amiguitos... - la última palabra fue con odio - Ya estabas bajo los efectos del alcohol al igual que los demás, y todos intentaron aprovecharse de una aparente joven indefensa. - omití la parte en la que Hugh volaba por los aires - Te traje a casa, me encargué de que fueras a la cama y me quedé más de lo debido para cuidarte. Tu obviamente caíste rendido a mis pies como cualquier otro, por mi estúpido estado de vampiro sensual que busca presas con un cuerpo como de azúcar listo para atrapar moscas... - levanté mi atormentada mirada - Y yo te seguí el juego... no pude. Intenté resistirme pero tu... - mi respiración se agitó y mis manos bailaron en el aire intentando explicarle todo sin ponerme nerviosa - Perdona. Perdona... por favor... yo.. yo me había prometido no hacer nada contigo porque te quiero demasiado no quiero que estés mal... no quiero herirte... Disculpa... Vince... disculpa... no debía... no debí, mejor dicho, no debí aparecer en tu vida. - escondí mi rostro en su cuello - Para mi no es nada malo lo que sucedió pero sé que para ti sí, y más aún si eres mi amigo tu no quieres nada y eres distinto y odias estas cosas y vas a recriminártelo toda tu vida y yo no quiero eso... no quiero... no quiero... no... no quiero... - las palabras se repetían en un manantial sin fin, muchas "y", muchos "no", seguramente reía internamente al ver mis errores en mi vocabulario.
Nunca había estado así. Más bien, sólo con mi madre.
Ahí estaba Vince, sacando a la luz a la Olivia que encerré en el olvido, para que nadie la hiriera nuevamente. Era la pequeña que necesitaba que la cuidaran y le estaba diciendo a gritos que era él quien lo podía hacer a la perfección. Me sentía terriblemente culpable, debería cuidarlo y hacía todo mal. Lo peor de todo era pretender sentirme humillada ante mi debilidad, pero al contrario, sólo quería que Vince me escuchara y protegiera siempre.
avatar
Olivia Rush

Cantidad de envíos : 232
Fecha de inscripción : 03/06/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Efectos secundarios. | 23 de Agosto, 9 am. | Reservado.

Mensaje por Vince Duncan el Mar Jul 28, 2009 1:42 pm

La rodeó con sus brazos, se limitó a escucharla. Todos intentaron aprovecharse de una aparente joven indefensa... Todos, incluso él. Él, que se había jurado a sí mismo que nunca obligaría ni seduciría a nadie para que se acostase con él, había violado todos los principios que había tratado de cultivar en sus cortos veintidós. Le había asegurado a ella que era diferente, y no. Ahora se daba cuenta de que era un mentiroso que no podía cumplir sus promesas sólo por los efectos del alcohol. ¿Qué clase de idiota olvida su vida y su forma de ser por unas copas demás? Él. ¿Qué clase de idiota se pasa de copas sólo por tratar de limpiar su vieja imagen de santo cuando aún lo seguía siendo? Él.
Intenté resistirme pero tu... Se trabó en esa parte y trató mediante mil formas de no imaginarse en esa situación. Fue nulo. Veía claramente todas su armas de seducción en acción, sin embargo sabía que probablemente todo había sido más violento que en sus imágenes. Qué asco daba. ¿Quién se creía que era divulgando sus lemas y luego riéndose en la cara de los que le creían y confiaban en él? Ya podía advertir una Olivia negándose y un Vince diciéndole que se olvidara de todo, que lo siguiera, que todo sería placentero, exquisito. ¡Se odiaba!
Eres distinto y odias estas cosas y vas a recriminártelo toda tu vida y yo no quiero eso... no quiero... no quiero... no... no quiero... Le acarició el cabello, la abrazó más fuerte. Quería llorar, quería saltar de un precipicio, quería alcoholizarse y no pensar, no recordar, mezclar pastillas y morir. Agonizante, que le causara dolor, quería dolor, aunque ni eso fuera a acabar con el odio que sentía por sí mismo.
Cerró sus ojos, no quería abrirlos nunca más, no quería ver a Olivia nunca más. ¡Cómo había sido capaz de traicionarla de esa forma! Ella había creído en él, ella que era rebelde aceptaba su diferencia, ella había estado allí para cuidarlo. ¡Vince se había aprovechado de ella! Nada de lo que hiciera ahora podría calmar su angustia.
-Shh -la sostuvo más fuerte. Tal vez fuera la última vez que la tendría entre sus brazos. Entonces sólo quiso sentirla, sólo quiso llenarse de su aroma, de su piel fría, de sus nervios. Ahora sólo quería consolarla a ella. Procurar que se sintiera bien, y luego irse. Renunciar a su cargo de profesor e irse lejos. Lejos de ella. Una lágrima se escapó de sus ojos ciegos.
«¿Es que no es más apasionante permanecer sólo escuchando las respiraciones mutuas? ¿Sólo sintiendo el calor que emana el otro?»
avatar
Vince Duncan

Cantidad de envíos : 198
Fecha de inscripción : 05/06/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Efectos secundarios. | 23 de Agosto, 9 am. | Reservado.

Mensaje por Olivia Rush el Mar Jul 28, 2009 2:15 pm

Sentí como una lágrima rozaba su piel. Como mis manos lo habían hecho anteriormente.
Levanté mi rostro y lo miré por unos segundos. Exploré su rostro lleno de angustia. Sabía que él creía que era su culpa, pero había sido mía. Por comenzar con esa clase de amistad aquella tarde cuando un bonito gato se me acercó para que me encontrara con su dueño. Y lo volví a buscar una y otra vez. Uní mi corazón al de Vince, dejé que la vieja Olivia corriera por la pradera de su voz y se protegiera en sus brazos. ¿Cómo pudo haber sucedido?
Nunca me había pasado algo igual, ni siquiera con Frank. Era algo distinto.
Con Frank era una eterna amistad, un cariño infinito.
Con Vince era devoción. Era enfermizo.
Era un joven extraño, diferente a todos. Quizás eso era lo que me atrapaba.
Jamás en la vida estuve cerca de alguien con sus características. En la escuela era la que se aprovechaba de los demás, la que buscaba problemas, golpes, la que quería defender y atacar. La que no quería estudiar, la que no tenía esperanzas de nada más que un amor que había perdido y esperaba que llegara a mi sin hacer esfuerzo alguno.
Y nunca llegó.
Porque me entregué al bando que no debía. Porque dependí de las drogas, el alcohol. La diversión junto con otros que buscaban lo mismo que yo.
Si esos vampiros no se hubieran cruzado en mi camino, mi muerte habría sido por una sobredosis. Y no lo veía en ese entonces. Pensaba que vendría alguien- seguramente en el fondo esperaba a alguien como Vince -que me pediría que dejara toda esa vida y que comenzara de nuevo, y yo vería sus ojos y me enamoraría. Y el mundo me daría una segunda oportunidad.
¡Qué ingenua era!
Todo fue al revés. Seguí siendo la del bando de los amigos de Vince, y seguí abusando a los que eran como mi pequeña compañía, el cofre que ahora guardaba mi corazón. Y fue así que nunca podría haber terminado de otra forma que no fuera ésta. Fue así que no había conocido a nadie como él y le agradecía a quien fuera responsable de esto por colocar al joven en mi camino.
Pero todo estaba saliendo mal, nuevamente.
No disfrutaba de Vince, sólo lo arruinaba más y más. Lo llevaba a mi pozo.
El muchacho jamás conseguiría nada de mi, y yo aprendería de sus lecciones cuando terminara muerto, loco o simplemente destruído en una habitación negra con sus propios demonios trepando por las paredes.
-¡NO! - grité cuando tal imagen quedó impresa en mi mente. Me deshice de sus brazos y me senté frente a él como esa tarde que nos conocimos. Mi mirada se fijó en la suya, angustiada. Con las yemas de mis dedos acaricié sus labios, más calma, sumida en un letargo de recuerdos, el recuerdo de su piel.
Mis ojos estaban tristes pero en paz por la decisión que había tomado.
Mi cuerpo estaba inmóvil sin contar mis dedos acariciando su rostro.
Dentro, Olivia seguía golpeando para salir e impedir que la deje sola otra vez.
avatar
Olivia Rush

Cantidad de envíos : 232
Fecha de inscripción : 03/06/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Efectos secundarios. | 23 de Agosto, 9 am. | Reservado.

Mensaje por Vince Duncan el Mar Jul 28, 2009 2:48 pm

El silencio en el que se habían sumido se quebró cuando Olivia se deseperó y se fugó de sus brazos. No se atrevía a preguntarle qué la había inquietado tanto, porque tal vez nunca quisiera escuchar esa respuesta. Una que probablemente incluyera los hechos de la noche anterior. Abríó sus ojos y observó con calma como sus dedos le acariciaban la piel, como trazaban líneas imaginarias.
Se había equivocado tantas veces en su vida... y ese era definitivamente el peor error que alguna vez había cometido. Entregarse a ella, o más bien obligarla a ella a entregarse a él. Esta vez él era el lobo y ella Caperucita Roja. Se había atrevido a formar parte de la Olivia que él buscaba esfumar. Que con tanto anhelo escuchaba sus palabras y buscaba hacerla sentir bien, que quería verla feliz. Él había interrumpido lo mismo que buscaba encontrar. Más allá del estado en el que se encontraba, había sido él. Su cuerpo, su alma, su mente.
No quería despedirse de ella, no. Iba a eperar a que ella se fuera de allí y entonces él y Michelle se irían. Lejos. Port Angeles sería sólo un retazo de su vida que olvidaría para siempre. Atrás quedarían los vampiros y toda esa fantasía absurda. Una vida nueva. Un amanecer diferente.
Entonces algún día cuando tuviera ochenta años, viera a sus nietos correr y a su esposa cocinar, a sus hijos charlar... Entonces se alegraría de lo bien que estaba su vida. Habría olvidado entonces su accidente, estaría ocutlo en su inconciente. Todo sería perfecto, amor, paz, felicidad, lo que siempre había deseado.
Olivia frente a sus ojos una vez más. Una, dos, tres, cuatro veces ante sus constantes parpadeos. Seguiría ella como estaba antes. Borrón y cuenta nueva. Se olvidaría de él rápido. Al fin y al cabo ella no era para él. Ella se iría con los vampiros y sería feliz entonces a su manera. Dolería al principio, pero se acabaría pronto.
No se sintió capaz de pronunciar ninguna palabra. Porque si lo hacía le costaría aún más olvidarse de su voz, de sus sonrisas. Sólo quería dormirse y despertar en su vida nueva. Olvidar, quemar todo aquello. Vendería a Ben, nunca más tendría una mascota. Sólo traían problemas.
Adiós Olivia. Nunca se había quejado de las despedidas, pero ésa en particular deseaba retrasarla su vida entera. No quería despedirse de ella, no quería saludarla ni dejarla ir. Quería cerrar los ojos y que ella desapareciera...
-Regálame una sonrisa.
Se le escapó, ni lo pensó. Sólo lo largó. La última, la que quedaría para siempre en su corazón.


Última edición por Vince Duncan el Mar Jul 28, 2009 3:44 pm, editado 1 vez
avatar
Vince Duncan

Cantidad de envíos : 198
Fecha de inscripción : 05/06/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Efectos secundarios. | 23 de Agosto, 9 am. | Reservado.

Mensaje por Olivia Rush el Mar Jul 28, 2009 3:08 pm

Reí fuertemente. Parecía volver mi Vince. No había hecho eso por él, sino porque surgió. Pero una vez más me entregué a su mirada y sabía que nada sería lo mismo.
La decisión estaba tomada: no volvería a verlo, no volvería a aparecerme frente a él a menos que estuviera en problemas. Sí. Seguiría con mi vida de banalidades, tendría sexo con todo aquel que se me cruzara, asesinaría infieles y amantes, y cuidaría a Vince de lejos, escondida. Y a su familia, a la actual y a la que vendría también. Todo porque se lo merecía, porque me había cuidado mucho. Lo suficiente.
Sin embargo, me juré jamás volver a buscar ayuda en nadie.
No saldrás más, Olivia... no hasta que alguien pueda asesinarte de una vez.
Ni ayudar a otros. Sólo a Vince. Quizás a Liam y a Neil, con suerte y ganas.
Me arrodillé y le besé la frente. Le acaricié nuevamente el rostro. Y lo abracé con todas mis fuerzas, el último abrazo.
La última vez que te veré de cerca, espero que no te metas en problemas, así no nos veremos.
Me levanté y me dirigí hacia la puerta. La abrí, la luz irradió en el lugar.
-Vendré mañana a llevarte a desayunar. - dije fría, con mi voz sin vida. Lo mejor sería que esperara por mi por unas semanas hasta terminar odiándome por "olvidarme" tan fácilmente de él.
Salí y cerré tras de mi.
No volví a verlo, su mirada me obligaría a volver.
avatar
Olivia Rush

Cantidad de envíos : 232
Fecha de inscripción : 03/06/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Efectos secundarios. | 23 de Agosto, 9 am. | Reservado.

Mensaje por Vince Duncan el Mar Jul 28, 2009 4:36 pm

Parecía que sus deseos se habían cumplido. Pero no se sentía bien, es más, muy internamente hubiera deseado todo lo contrario. Pero sabía bien qué cosa era lo mejor para ambos. El verla reír le iluminó el rostro sereno, su abrazo dejó la huella de su gelidez en la piel, su beso en la frente fue un claro recordatorio de todo lo que él quería olvidar. Encerrar en un cofre que luego lanzaría a un río, y que la corriente lo llevaría a alguna parte...
Mañana vendría a buscarlo... ¡¿Mañana?! Entonces esa misma noche se irían, desaparecerían. Subió corriendo las escaleras y comenzó a armar un bolso con todo lo que debía llevarse, desde sus ropas hasta alguno de sus libros. Callaba a su corazón tirando todo en la valija, sin pensarlo. Se vistió, y buscó el teléfono en el piso de abajo. Se sentó tratando de tranquilizarse en uno de los sillones.
-¿Marge? -preguntó.
La pacífica voz de su hermana retumbó del otro lado del teléfono. Sonaba emocionada, alegre. Le dijo que los esperaran a él y a Michelle por allá esa misma noche, que le explicaría cuando llegara, que aceptara que pasarían más de dos semanas en esa casa. Marge se mostró asustada, inquiría qué era lo que pasaba pero su hermano simplemente se negaba a decirle algo.
«Nos encontramos en la terminal de ómnibus, Vincy. No te preocupes, saldrá todo bien.»
-Gracias Maggie, sabes que te quiero. Llegó Michelle, debo colgar. Nos vemos.
Vince observó su alegría. La decisión estaba tomada, no había vuelta atrás. No había posibilidad de modificación alguna. Él no quería que ella volviera a verlo. No de perdonaría nunca lo que había hecho, necesitaba olvidarse de ella. Dejarla ir, ser feliz a su modo. Él sólo complicaba las cosas. Lo arruinaba todo, no se permitiría hacerlo más. Por eso se iban, por eso no volverían nunca a Port Angeles.
-No refutarás lo que te diga. Nos vamos a Iowa, a la casa de Marge. No volveremos nunca más a Port Angeles, ¿está claro? Esta misma tarde tomamos un ómnibus hacia allí. No pidas explicaciones porque no voy a dártelas. Tampoco hay despedidas. Ármate un bolso mientras reservo dos boletos.
No esperó respuestas de ella. Se dio media vuelta y se llevó el teléfono a su habitación. Michelle nunca intentaría escaparse. Negarse, sí. Escaparse, no. Había actuado como solía hacerlo su padre, con una voz firme y severa. Sin aceptar preguntas o dudas. Sólo escucharía lo que Maggie quisiera aconsejarle, aunque no cambiaría su decisión de no volver más a Port Angeles.
avatar
Vince Duncan

Cantidad de envíos : 198
Fecha de inscripción : 05/06/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Efectos secundarios. | 23 de Agosto, 9 am. | Reservado.

Mensaje por Michelle Duncan el Mar Jul 28, 2009 5:04 pm

¿Por qué? No entendía que razón podía llevar a Vince a hacer semejante cosa. Sin despedidas, sin nada. Nos íbamos como fugitivos, escapando. Pero, ¿de qué? Tal vez alguien hubiera amenazado nuestra existencia... Me asusté y comencé a recojer mis cosas más preciadas en una valija.
No podía creer que nos fuéramos, y tampoco me atrevería a decirle a Vince que no. Porque era él quién estaba a cargo mío ahora y mis decisiones se completarían con las suyas. Entre mis nervios y lo asustada que me encontraba mis ojos se llenaron de lágrimas. Dejaba amigos, dejaba una preciosa vida.
Escuché a Vince cuando bajó de las escaleras.
-A las doce parte el micro.
-Está bien -le respondí desde mi habitación y finalicé con mi bolso luchando con mis ojos húmedos.
Tuve la suerte de que no notó mis ojos rojos cuando un taxi nos vino a buscar para llevarnos a Seattle, me iba como había llegado. Suponía que esto era bueno para él, así que le sonreí para hacerle notar que lo apoyaba.


Off: Continúa en: Confidencias (relato de Vince) y en Si la montaña no va a Mahoma... (relato de Olivia) y luego en: Misma situación, cambio de escenario.
avatar
Michelle Duncan

Cantidad de envíos : 52
Fecha de inscripción : 16/06/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Efectos secundarios. | 23 de Agosto, 9 am. | Reservado.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.