Amber Diana Schräder

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Amber Diana Schräder

Mensaje por Amber Schräder el Mar Jul 21, 2009 9:08 pm

Nombre: Amber Schräder
Especie: Humanos.
Fecha de Nacimiento: Octubre 8 del 2092.
Edad: 17 años.
Lugar de Origen: Dresde, Alemania.
Lugar de Residencia: Forks, EEUU
Descripción Física: Amber Schräder


Descripción Psíquica


Amber es una chica bastante callada y tímida. No es de esas que suelen reír por cualquier cosa o tratar de aligerar la tensión en un ambiente pesado. Puede decirse que la mayoría de las cosas le dan reverendamente igual y suele evadir los temas personales. A la primera puede ser bastante odiosa si no se la sabe tratar o si percibe algo de lástima proveniente de quien habla con ella. ¿Divertida? De eso no tiene nada. ¿Amable? Sólo con quien es amable con ella. ¿Caprichosa? Hace mucho tiempo dejó de serlo.

Nadie puede esperar mantener una relación fuerte con ella sin que ella mis los haya “evaluado” antes. Y es que la mayoría de la gente a la que ha conocido luego de los dieciséis años, la tratan de manera diferente a como lo habrían hecho anteriormente… ¿La razón? Hace poco más de un año sufrió un accidente automovilístico que la dejó postrada en una silla de ruedas y que cambió de manera drástica su carácter y su manera de pensar. Sin embargo, este hecho la convirtió en alguien mucho más decidida y segura de sí misma, no permite que la gente quiera hacer las cosas por ella ni tampoco que la traten como a una completa inútil.
Ocupación:

Cursa el último año de preparatoria en el Instituto de Forks. También es parte del coro de la Iglesia, toca el piano durante las misas.

Familia

Laura Spencer (Madre)
Arthur Schräder (Padre)
Joseph Schräder (Hermano Mayor)
David Schräder (Hermano Menor, fallecido)


Historia Personal


Nacida durante una mañana de octubre del año 2092, Amber Diana Schräder se convirtió rápidamente en la consentida de la familia Schräder Spencer. Sus ojos azules cautivaron de manera sorprendente a sus padres y hermano mayor Joseph quienes le dieron el sitial de honor dentro de la familia. Todos trabajaban en conjunto para hacerla sonreír y que ese simple gesto se encargara de iluminar sus vidas. Verla a los ojos era como perderse de manera irrevocable en el océano y escuchar a su corazón latir de manera desesperada era la mejor música que cualquier persona podía oír.

Desde siempre fue una niña mimada, a la que se auxiliaba de manera exagerada cuando tropezaba y caía al suelo o cuando comenzaba a llorar porque las cosas no iban como ella deseaba. Aprendió a hablar antes de cumplir un año y caminó antes del año y medio. En algunos aspectos parecía más desarrollada que en otros, pero realmente eso nunca les importó a sus familiares, todo lo que querían era que la niña creciera rodeada de todo el amor que le pudieran dar y así fue, al cumplir seis años, podía decirse que Amber era la chica más querida y mimada de toda Alemania. Hecho que no cambió con la llegada de un tercer pequeño a la familia: David Schräder. Un niño tan parecido a su hermana mayor que de no haber nacido seis años después que ella, muchos podrían haber dicho que eran mellizos.

El pequeño David se convirtió en el consentido de Amber, a pesar de que sus padres continuaran consintiéndola un poco más a ella, por el hecho de ser la única chica entre sus hermanos, aunque eso no quisiera decir que tanto a Joseph como a David los trataran como a unos extraños. Para nada, Laura y Arthur amaban a sus hijos de igual manera, pero Amber era la más sobreprotegida y esto hizo que la chica se dedicara a consentir a su hermano menor, porque quería que las cosas fueran justas entre ellos.

Y los años corrieron, dejando a una familia Schräder Spencer cada día más unida y fuerte. En casa se tomaban las decisiones luego de que cada uno de sus miembros hubiera emitido su opinión y fue precisamente ese mecanismo el utilizado para resolver una mudanza a la ciudad de Nueva York, en el continente americano, lugar en el que la familia se instaló sin inconveniente alguno. No había nada más que hacer, a los chicos les encantaba el ambiente de aquella ciudad y Amber fue la que más se dedicó a disfrutar. Al cumplir los trece años comenzó a frecuentar las tiendas y se hizo con algunas amigas de renombre en Nueva York. Y a la edad de quince años comenzó una relación seria con el que sería su primer novio: Ryan Masterson.

Su relación fue bastante estable y podía decirse que su familia aceptó a aquel chico sin ningún problema de manera que la vida de Amber no podía ser más feliz. Claro, hasta que una noche de Noviembre, pocos días después de su decimosexto cumpleaños, las cosas cambiaron drásticamente.

Amber y Ryan se ofrecieron a buscar a David –el hermano menor de la chica- a la casa de su mejor amigo, luego de que su fiesta de cumpleaños hubo terminado. A la chica no le causaba ningún problema, pues adoraba al pequeño y siempre que pudiera hacer algo para que él estuviera bien, lo hacía sin dudar; en aquella ocasión, tenía planeado llevarlo a comer antes de llegar a casa y Ryan –que también quería mucho al niño- aceptó gustoso.

A David le encantó la idea, la verdad es que era un niño muy hiperactivo, aunque su hermana siempre decía que al tener diez años todo se le podía perdonar (lo consentía en demasía) y por eso no le pidió que hiciera silencio cuando él comenzó a cantar dentro del auto de Ryan. Es más, Amber y el propio Ryan se sumaron a sus cánticos y sonrieron contentos cuando el pequeño David se inclinó hacia delante y quedó justo en medio de ambos chicos para continuar con aquel improvisado concierto. Fue en ese pequeño instante en el que todo cambió. El auto se había detenido pues estaban frente a un semáforo, David y Ryan reían y Amber… Amber se había quedado petrificada en su asiento. Un inmenso camión había perdido el control y se dirigía a una velocidad inesperada hacia ellos. Cuando pudo reaccionar, ya era demasiado tarde. El auto de Ryan había quedado hecho pedazos.

Días después, Amber despertó en la habitación de algún hospital. Confundida y adolorida, con un inmenso yeso en su brazo derecho y un collarín bastante molesto sujetando su cuello. Pero eso no era lo peor, todo su mundo se vino abajo al preguntar por David y Ryan.

“No pudieron hacer nada hija, ellos… lo lamento.”

Aquel había sido su padre, incapaz de concluir la frase que no necesitaba una explicación más. Ryan y David habían muerto y ella aún continuaba con vida. Ellos habían muerto y ella no había hecho nada para ayudarlos. Ellos ya no estaban y ella debía vivir con eso. Pero, al parecer no había sido suficiente con perder a su hermano menor y a su novio, aún faltaba más y es que a raíz de aquel fatídico accidente, Amber había perdido totalmente la movilidad de sus piernas debido a una lesión grave en su columna vertebral.

Luego de eso, las cosas no fueron iguales. Amber había perdido gran parte de sí misma en aquel accidente, su corazón y su alma se hicieron pedazos junto al auto de Ryan, su sonrisa se escapó y huyó junto a su hermano a un mundo en el que el niño no merecía estar. Y aunque ni Joseph ni sus padres, ni los padres de Ryan la culpaban por lo sucedido, lo cierto era que desde lo sucedido Amber no pudo dormir bien nunca más. Incluso sufría de ataques de pánico, que se presentaban de manera esporádica y que impulsaron a la familia Schräder a mudarse a un lugar más tranquilo y que supusiera la menor cantidad de recuerdos para Amber. Forks fue el pueblo elegido y la mudanza se realizó sin que la chica emitiera su opinión. La verdad era que desde el accidente hablaba muy poco y sonreía mucho menos. No era la misma Amber y no volvería a serlo nunca. Pero un cambio no iba a caerle nada mal.

Un año había pasado desde aquel momento y las cosas en la familia parecían estar mejorando de a poco, al menos para los padres y el hermano mayor de Amber. Nunca superarían la muerte del benjamín de la casa, el tener entre ellos a aquella chica de ojos azules les hacía todo mucho más llevadero. El perderlos a ambos habría sido totalmente devastador. Pero Amber no lo veía de esa forma, David era su consentido, su niño pequeño, su objeto de adoración, era su hermano menor, el chico al que siempre debía proteger y ella no hizo nada para salvarlo de la muerte. Además, por su culpa habían tenido que irse de Nueva York.

Lo único rescatable de toda aquella situación era el coro de la Iglesia, en el que había sido aceptada al poco tiempo de llegar a Forks y en el que fungía como pianista. Además, había entablado una amistad con un chico de un pueblo cercano: Bastian Wood, cuando éste la defendió de un par de chicos que querían burlarse de ella por estar en silla de ruedas. Aquellas dos cosas le hicieron saber que tal vez vivir en Forks no estaba tan mal.


Otros Datos


• Además del piano también sabe tocar flauta.
• Le exigió a sus padres que compraran una casa con cinco habitaciones y se esmeró en decorar una como si su hermano David aún viviera con ellos.
• Le encanta la música en español.
• Aunque lo niegue, le gusta mucho el clima de Forks.
• Está secretamente enamorada de su amigo Bastian, pero no se atreve a confesarlo porque no quiere perder su amistad, además, no quiere atarlo a una persona que no es totalmente capaz de valerse por sí misma.
• Es fanática de los lentes de sol y, aunque en Forks, el astro rey no se presente siempre; a ella no le importa llevarlos a donde quiera que va.
• Colecciona llaveros.
• Tiene una cadena de oro y esta tiene como dijes tres pequeñas letras, son tres iniciales: J, A y D. Representan a los tres chicos Schräder Spencer.
• No pierde las esperanzas de volver a caminar.
• Quiere formar una familia.
• Uno de sus sueños es casarse y que el padre Erick oficie esa misa.
• Le encanta hacer crucigramas.
• Suele jugar ajedrez con su padre, a pesar de no ser muy buena en eso.
• Le tiene miedo a la oscuridad.
• Siente pánico por los camiones.
• Algunas veces sufre de ataques de pánico.
• Le encanta leer.
• Quiere estudiar Psicología.
• No tolera los chocolates.
• Ama el helado de mantecado.
• No le gustan las fresas.
• Su fruta favorita es la cereza.
• Su flor favorita es la cala.
• Su color favorito es el beige.
• Le gusta llevar sombreros y gorras.
• Sufre de Demofobia (pero esto comenzó a evidenciarse luego de su accidente, por lo que simplemente pueda ser una excusa para no tener que asistir a lugares en los que haya mucha gente por temor o vergüenza de que la vean en su silla de ruedas).
• A pesar de que nadie le recrimine lo sucedido, ella se culpa por la muerte de Ryan y David.
• Aún conserva la primera rosa que Ryan le obsequió, el día que le pidió que fuera su novia.
• No puede dormir sin antes ir a la habitación que debería ser ocupada por David y pedirle una disculpa por haberlo dejado morir.
• No le gustan los cementerios.
• No cree en el horóscopo.
• Cada día se despierta a las cinco de la mañana e intenta realizar ejercicios que le permitan recuperar la movilidad de sus piernas.
• No suele conversar sobre lo sucedido la noche de su accidente. No tolera que sus padres toquen el tema, pero es capaz de hablar sobre eso con Bastian.
• Le encanta ver deportes en la televisión.
• Puede pasar todo el día frente a su Notebook escribiendo y escuchando música sin problema alguno.
• Procura no llamar demasiado la atención en ciertos aspectos pero en las clases, siempre tiene que ser la primera.
• No confía en la gente de buenas a primeras.
• No soporta a la gente que le habla como si tuviera cinco años, sólo por estar en una silla de ruedas. Siempre dice que sus piernas están paralizadas, no su cerebro.
• Si alguien le cae mal y le provoca molestias ella simplemente opta por herirla con sus palabras, valerse del sarcasmo y hacerle sentir como si fueran inferiores a ella, porque en su opinión, realmente lo son.
• Tiene una agenda personal en la que apunta cosas importantes, además del cumpleaños de cada persona a la que pueda considerar indispensable en su vida.
• Le encanta su segundo nombre y suele firmar con él.
• Tocando este tema, si alguien quiere hacerla enojar sólo basta con decirle “Lady Di” ya que su segundo nombre unido a su segundo apellido hacen recordar (a quien sepa lo suficiente de historia) a la Princesa Diana de Gales, fallecida hace más de un siglo.



Out of Character: En el transcurso del rol serán añadidos más datos.

Amber Schräder

Cantidad de envíos : 15
Fecha de inscripción : 18/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.