Laurence Cartwright

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Laurence Cartwright

Mensaje por Laurence Cartwright el Miér Sep 09, 2009 11:29 pm

Laurence Benjamin Cartwright

Especie.
Humano.
Nacionalidad.
Inglés.
Fecha de nacimiento.
Nueve de diciembre de 2063.
Edad.
Cuarenta y seis.
Lugar de Residencia.
Port Angeles, Washington, U.S.A.
Descripción Física.

Descripción psíquica.
Laurence es un hombre serio, que sin embargo no le teme a la risa, un hombre que está siempre de buen humor, bastante despreocupado, ambicioso. Es la clase de persona que podría aparentar lo que no es, porque bajo esa capa de empresario, guarda un hombre extrovertido, con pasión por el arte, con objetivos realistas; un seductor innato. No espera de la vida algo que no pueda ser, porque ya no cree en el amor. Sólo puede existir cariño, y es recíproco hasta un punto. Porque nada es eterno, todo es efímero. Todas las llamas flamean hasta que se consumen si no son antes apagadas por alguien más.
No es fanático de las mentiras, pero son su mayor recurso. No confía, es completamente cerrado y no se habla de su familia. Rencoroso al máximo, una vez que sabe que pierde algo simplemente lo deja ir, pero le cuesta aceptarlo si vuelve. Se preocupa por la vida de los demás aunque no parezca, pero sólo que en el aspecto económico. Le cuesta brindar cariño, de nada se arrepiente, es decidido y seguro.
Ocupación.
Dueño de una compañía de seguro de auto, LBC.
Familia.
• Madre: Helena Cash.
[Su madre fue por mucho tiempo su gran amor, pero cierta vez las cosas cambiaron y la relación se volvió totalmente opuesta. Era periodista, y falleció en un accidente automovilístico]
• Padre: John Cartwright.
[Tan bueno como su esposa, agradable y alegre. John construyó una buena relación con su hijo mayor, él era su aprendiz, pero las cosas cambiaron. Era pastelero, falleció en un accidente automovilístico junto a su esposa]
• Hermano: Langdon Cartwright.
[Una perfecta relación de compinches en travesuras y aventuras. Una niñez basada en juegos y mucho compartir, pero con el pasar del tiempo su genial relación se perdió. Langdon le tomó odio y la gota que colmó el vaso fue el accidente. No se han visto desde entonces]
• Hijo: Ewan Cartwright. 20 años.
[Su primer hijo, sus niñito. Pero ello acabó muy rápido, nunca fue un padre demasiado presente. Simplemente sacaba un par de libras de la billetera y esperaba que con eso alcanzara, Ewan no se negó. No tiene idea alguna de la vida de su hijo, sólo se preocupa porque tenga una vida mínimamente decente]
• Hijo: Josh Cartwright. 15 años.
[Nunca tuvo relación con él pues siempre odió que sus padres se separaran, y cree que su padre es el culpable. Lo evita y l visitarlo no le dirige la palabra. A Laurence no le afecta, a él le basta verlo bien comido y bien vestido]
• Hijo: Colin Cartwright. 13 años.
[Con el que mejor se lleva de sus hijos hombres, es un excelente dibujante y Laurence lo admira. Lo incita a seguir y le está pagando cursos de arte, incluso ya tiene una plaza reservada en la Universidad de Oxford aunque aún no haya terminado la secundaria]
• Hija: Rosemary Cartwright. 6 años.
[Su pequeña, su princesa. La ama desde que nació, es su completa consentida. Le encanta pasar tiempo con ella, y quiere asegurarse de que lo quiera, porque su madre no le deja visitarlo, e incluso le llena la cabeza con comentarios en contra de Laurence]
Historia Personal.
Para ese entonces, Helena cumplía los treinta años. Sus compañeros del diario para el que ella trabajaba como reportera, habían organizado una fiesta sorpresa, y cuando ella llegó a su casa ese martes primero de marzo, luego de cubrir un reportaje, encontró desde familia hasta completos desconocidos.
Fue entonces cuando le presentaron a John, el hermano menor del jefe, quien era pastelero, razón por la cual había sido invitado: ¡él había hecho el pastel para Helena!
Nadie creyó que un año después John Cartwright y Helena Cash contrajeran matrimonio, y dos años después tuvieran a su primer hijo, Laurence. El pequeño fue el mejor hijo, el mejor sobrino, el mejor nieto, el mejor amigo, e incluso el mejor hermano cuando nació Langdon.
¿Alguien cree en los cuentos de hadas? Helena sí. El suyo era real, cada día que envejecía tenía la sonrisa más grande. Tenía a dos hermosos y maravillosos hijos, y al hombre más precioso a su lado.
Los años pasaron y nadie sabe qué, volvió del hijo mayor un completo avaro, desinteresado por los demás, un egocentrismo que nunca había padecido. Sus padres se interesaron en él, al igual que su hermano Langdon, pero nadie logró encontrar la pieza correcta del puzzle. Y es que lo que había pasado, era para él, un secreto de estado.
Laurence ya no fue el mismo desde entonces. Su hermano le declaró la guerra por herir de tl manera a su familia. Fue entonces cuando todo empeoró, cuando finalmente el hijo mayor perdió contacto con sus padres y hermano. Esa noche el auto en que Helena, John, Laurence -éste al volante- y Langdon viajaban, chocó contra un camión. Los hermanos pudieron salvarse, en especial Langdon continuó su oficio en el ejército. Pero nunca más volvieron a verse, porque desde ese día y, tal vez, para siempre, el hermano menor le echará la culpa de la muerte de sus padres.
No habrán pasado dos años cuando Laurence finalizó la carrera de Relaciones Públicas en la Universidad de Oxford e inmediatamente se casó con una de sus compañeras, la bella y apasionada Susan Bell. La joven llena de sueños, esperanzas, y buenas intenciones. Al principio parecía que Laurence estaba realmente involucrado en la relación. Al año llegó el pequeño Ewan, quien heredaría los oscuros cabellos de su padre. Fue esa misma semana cuando inauguró su compañía de seguro de autos, LBC.
Cuando su hijo contaba con sólo tres años, la separación entre Susan y su marido fue inevitable. Ella exigía una atención afectiva que él no podía brindarle, él le pedía que se mantuviera distante y conformista.
Pero esto no supuso un freno. La compañía iba de lujo, cada día el dinero aumentaba, y ya se podía estimar una fortuna en la cuenta bancaria de L. B. Cartwright. No fue sino una de sus clientas la que se convirtió en su esposa: Harmony Sheldon.
De este matrimonio nacieron dos pequeños hijos de sexo masculino, Colin y Josh. Esto no presentó un obstáculo para que Laurence, yendo en contra de todos los principios que en su familia le habían inculcado, le fuera infiel a su mujer con su secretaria, Jean. Y para menos, Harmony también le era infiel con un ex novio. De común acuerdo, luego de casi cinco años de matrimonio firmaron el divorcio.
Los años siguieron pasando, Laurence cumplió los cuarenta en plena euforia por los grandes avances de su compañía, que ya estaba llegando al mercado mundial luego de haber tenido una excelente aceptación en la propia Inglaterra.
Para esa época se produjo el fallecimiento de una de sus ex esposas, Susan Bell. Esto trajo cierto conflicto la mansión: Ewan. Pero a su hijo le bastaba con una tarjeta de crédito, y los otro dos le visitaban en los fines de semana, la pasaban el día con la consola de videojuegos.
Pero ese mismo año, producto de un accidente, una de las bellas empleadas de su empresa quedó embarazada. La bonita muchacha fue llamada Rosemary, quién también heredó el cabello de su padre. Sandra y ella vivieron cerca de dos años en esa casa, con las atenciones que sólo él podía darles. Sandra lo soportaba, le parecía un padre cariñoso y presente, y siempre estaba dispuesto a una agradable charla con ella. Pero si algo que no toleraría sería la infidelidad, y en efecto, así fue como acabó todo. ¿Es que alguien se preguntaba por qué Jean se iba del trabajo con su jefe en reiteradas ocasiones? Fue la última vez que la vio, porque renunció de inmediato debido al escándalo y nunca le contestó las llamadas.
Las cosas se pusieron peores años después, cuando los resultados de sus estudios médicos le advirtieron lo que venía. Ese mismo año hizo su testamento argumentando que cualquier accidente mínimo podría costarle la vida. Pero detrás estaba una enfermedad mortal, porque Laurence padecía cáncer luego de años del cigarrillo. Fue tan sólo un mes antes de su partida.
El año 2109 lo encuentra en un avión directo a los Estados Unidos, este inglés tenía muchos tratos que sellar para llevar a la compañía a ese gran país capitalista. Consiguió una preciosa casa en la hermosa ciudad de Port Angeles, y a la vez compró un departamento en Nueva York. Tiene una nueva secretaría que se ocupa casi de todo, colegas que trabajan aún más que él, así que, en cuánto a su tiempo libre, es demasiado. ¿Qué mejor que dar una caminata por el muelle?
Datos extras.
• Es ateo.
• Es adicto a los chocolates.
• Su música favorita es la clásica. Siempre suenan en las paredes de la casa las grandes sinfonías de Beethoven o Mozart, por ejemplo. Su favorita: Für Elise, Ludwig Van Beethoven.
• De joven practicó equitación, tiene pasión por los caballos. Va a ver partidos de polo en cuanto se presente la ocasión.
• No va a ningún lado sin su reloj, muy pendiente de la hora.
• Apasionado de las obras de arte, en especial pinturas al óleo o esculturas en mármol. El Louvre es su museo favorito, lo visita una vez por año. Sus favoritas son La libertad guiando al pueblo, de Eugène Delacroix y El amor de Psique (u otros nombres), de Antonio Canova.
• Le apasiona el violín, pero sólo toca como ocio, aprendió de joven.
• No le gusta la llamada “comida rápida”.
• Tiene fobia a las arañas.
• No ve televisión, en cambio, le gusta leer el diario para informarse.
• No conservó amigos, sólo son socios o colegas.
• Uno de sus grandes placeres es ver ballet o ir a la ópera.
• Ha dejado de fumar, pero se enteró que tiene cáncer. Sin embargo, nadie de su familia lo sabe. Está haciendo un tratamiento en Estados Unidos, pero duda que las cosas salgan bien.

Laurence Cartwright

Cantidad de envíos : 6
Fecha de inscripción : 06/09/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.